La batalla de las cafeteras: tradicional o de cápsulas

Tomar un café al levantarse por la mañana es un hábito imprescindible para muchas personas, por eso las cafeteras no faltan en las casas. El café, sobre todo con cafeína, nos estimula a ponernos en marcha y afrontar el día que comienza.  Pero ya  no solamente está presente en el desayuno, si no que se ha extendido a otros momentos del día: a media mañana, en la sobremesa, por la tarde…  

Hay personas que incluso tienen  varias cafeteras en casa, ya que al ofrecer diferentes tipos  y tamaños, se ajustan a las necesidades que van surgiendo en el día a día. No es lo mismo preparar café para una persona que para cuatro, y las cafeteras y su uso se debe adecuar a esta circunstancia. 

Las cafeteras de goteo y expreso

Del mismo modo que no todos los cafés son iguales en sabor porque depende de su variedad, con las cafeteras ocurre otro tanto. Las variedades en el sabor del café vienen determinadas por las diferencia en sí de marcas, granos, tueste, procedencia… Y el modo o cafetera empleada para prepararlo, también influirá en el resultado final. 

  • Cafeteras por filtro/goteo: constan de depósito de agua, contenedor del filtro, la jarra y la base. Al llenar el depósito del agua hasta la marca y colocar el filtro con el café molido, ya está a punto para preparar el café. Primero se va calentando el  agua con un dispositivo calefactor, hasta producirse el goteo a través del filtro hasta la jarra.
  • Cafeteras espresso: preparan un café mucho más intenso, fuerte y con cuerpo. Su color es bastante oscuro, acompañado por una deliciosa crema de café. Para muchos expertos en café, la cafetera espreso prepara el mejor café del mundo. Se compone de portafiltro, filtro, boquilla para espumar la leche y una bomba de presión. Éste último detalle es lo que aporta a esta cafetera la potencia necesaria para conseguir la famosa cremosidad. También es muy rápida, ya que prepara el café en 2 minutos.

Las más demandadas

  • Cafeteras automáticas/cápsulas: están arrasando en el mercado por lo cómodas y fáciles de usar que resultan. Las cápsulas contienen el café molido en su interior, y al insertarlas en la máquina son perforadas, pasando a través de ellas el agua caliente. Una vez terminado el proceso, el café está listo para consumir. Las principales ventajas de la cafetera de cápsulas además de su la rapidez y facilidad de uso, es lo limpias que resultan.  También ofrecen la posibilidad de preparar, además de café, cacaos, tés y otras variedades. Sus diseños son compactos y elegantes, resultando ideal para parejas o pequeñas familias. Como desventajas, las cafeteras de cápsula son más caras, incluyendo las cápsulas de café para su uso. Por otra parte, cuando hay que preparar muchos cafés para consumir en el mismo momento, o preparar un termo, no compensan. 
  • Cafeteras italianas tradicionales: Son más conocidas y comunes en el mundo entero. Cuentan un depósito de agua, en la parte inferior, el embudo donde se coloca previamente el café molido, el filtro y la salida de café.  Su funcionamiento es muy simple: el agua se calienta y va subiendo filtrándose con el café, subiendo por la salida superior y llenando el depósito. Sus principales ventajas son la facilidad de de uso, la variedad de capacidades, su precio más económico y que no necesitan electricidad para funcionar. Como inconveniente, requiere más limpieza y solamente prepara café.

Residente en Barcelona y venezolana de corazón, Andrea es una cosmopolita con el mundo por nación que piensa en grande y se deja llevar por los sueños. Viajera curiosa, su mirada no descansa nunca y sus ansias de saber tampoco.